Las urgencias del Chuac crecen

domingo 01 maio 2011

 El 65% de los enfermos llegan sin pasar antes por atención primaria o consultar al 061

R. Domínguez

 

A Coruña / La Voz

 

1/5/2011

Después de cinco años de descenso, las urgencias del Chuac han repuntado en el primer trimestre del 2011 un 7,2% o, lo que es lo mismo, unos mil enfermos más por mes, 30 al día, con respecto al 2010. Choca el dato de la demanda de atención con un descenso de casi un punto en la tasa de ingreso, reflejo de los pacientes urgentes que finalmente tienen que hospitalizarse: un 16,35% (un 18,1% si no se cuentan los del Materno). La radiografía abunda en una de las advertencias reiteradas por los gestores sanitarios: el uso inadecuado que se hace del servicio hospitalario coruñés, que acumula los números absolutos más altos de toda Galicia.

Con respecto al resto de la comunidad, no es sin embargo el más frecuentado, aun cuando 309 de cada 1.000 habitantes pasan al menos una vez al año por el servicio, y se caracteriza también el hospital coruñés por atender casos de mayor gravedad. De hecho, el 80% de los ingresos entran por el servicio de urgencias.

El flujo de pacientes está condicionado por factores muy diversos, desde el tiempo hasta los propios hábitos sociales, las listas de espera o la celebración de determinados eventos. Los datos reflejan que la demanda disminuye un 30% los fines de semana (pese a que no funcionan los centros de salud) y aumenta de un 15 a un 20% el lunes. A lo largo de un día, los picos más altos de llegada se producen entre las once de la mañana y el mediodía, donde se encuentra el mayor número de enfermos remitidos por los médicos de cabecera, y de las tres a las cuatro de la tarde, coincidiendo con el final del turno laboral. Por la tarde se duplica la presencia con respecto a la mañana, y por la noche, la afluencia cae a la mitad. «Es la demostración -explica María José Pereira, subdirectora médica- de que hay mucha patología que no es realmente urgente, la afluencia no tiene que ver siempre con la gravedad, sino con cómo gestiona el usuario su demanda; hay mucha patología que no tendríamos que ver aquí y la atención primaria está absolutamente preparada para ello», insiste.

Estudios realizados señalan que el 65% de los enfermos acuden a urgencias del Chuac como primera opción, es decir, sin consultar antes al centro de salud, al PAC o al 061, y en cuatro de cada diez casos ya habían estado al menos una vez en el servicio ese mismo año.

Esta constatación de un uso relativamente rutinario ha condicionado el funcionamiento del servicio, donde el triaje prioriza a aquel paciente que sí precisa una asistencia inmediata.

Se ha medido que el tiempo de respuesta medio es inferior a 30 minutos en el 64% de los casos, lo que no significa que después se prolongue mucho más la estancia a la espera de pruebas, puesto que hasta el 90% de los usuarios son sometidos a alguna exploración, lo que repercute sobre todo en servicios como rayos y laboratorio. En el caso de decidirse el ingreso, trámite para el que el médico puede primero mantener 24 horas en observación al paciente, la espera por cama se sitúa entre 6 y 12 horas. De ahí que «trabajamos en medidas para agilizar las altas y que el paciente se vaya cuando la recibe, no más tarde», indica Pereira. El área médica dispone de 453 camas y cada día se dan un 15% de altas. Si no bastan para hospitalizar al paciente urgente, se recurre a la indeseada suspensión de cirugías.

Sin embargo, este último paso a planta solo le afecta a 16 de cada cien pacientes que llegan a urgencias. Hasta el 40% se ven en consultas de filtro, como si acudiese al médico de cabecera, y apenas un 5% se ajustan a la denominación de críticos.

El 40% tienen más de 65 años

1/5/2011

Otro de los datos relevantes para comprender por qué se satura urgencias tiene que ver con el perfil medio del paciente. Aun teniendo en cuenta que el complejo cuenta con un centro materno infantil y que el parto es la causa más frecuente de asistencia urgente, hasta el 40% de los pacientes que requieren atención inmediata superan los 65 años y el 13% tiene más de 80. La patología crónica descompensada es uno de los grandes hándicaps para el centro, que busca fórmulas con atención primaria para evitar que esos pacientes se reagudicen y tengan que acudir a urgencias. No solo los trastornos respiratorios, la insuficiencia cardíaca y los ictus cerebrales de personas mayores son la causa más frecuente de ingreso, es que en muchos casos su estancia se prolonga por las dificultades de encontrar un soporte de apoyo al alta para simplemente controlar que toma su medicación. «Los ingresos sociales y las altas demoradas se han duplicado», reconoce Pereira.

 






Enviar un comentario

Nome:
Correo electrónico:
URL:
O teu comentario:

sintaxe html: deshabilitado