IMPORTANCIA DE LA SELECCIÓN DEL PACIENTE A LA HORA

domingo 17 abril 2011

IMPORTANCIA DE LA SELECCIÓN DEL PACIENTE A LA HORA

RENTABILIZAR LOS HEMOCULTIVOS EN UN SERVICIO DE URGENCIAS.

 

Martínez González, L.*; Domínguez Loureiro, P.*; Calvo López, R.**; Molina Poch,

F.***

*Residente MFyC A.D. A Coruña, **Servicio de Urgencias CHUAC, ***Servicio de

Microbiología CHUAC.

 

Complejo Hospitalario Universitario A Coruña. A Coruña.

 

INTRODUCCIÓN.

Con los hemocultivos intentamos diagnosticar cuál es el germen responsable de una

determinada patología en la que sospechamos un origen infeccioso. Nos indican

el germen y su sensibilidad a los distintos antibióticos. Se suelen extraer ante un

síndrome febril sin foco evidente o cuando éste se manifiesta en un enfermo con

determinadas patologías asociadas o es debido a una enfermedad que reviste

gravedad.

 

MATERIAL Y MÉTODOS.

Para nuestro estudio, se solicitó a los médicos del Servicio de Urgencias del CHUAC

(Complejo Hospitalario Universitario A Coruña) la recogida de datos de aquellos

pacientes a los que, bajo su criterio, se les debía realizar hemocultivos como parte de

su estudio complementario y, además, éstos fueran extraídos durante los primeros

momentos de ingreso en el servicio de urgencias, descartando aquellos extraídos

después de la primera atención cuando ya se había llegado a un diagnóstico o

después de un tiempo de evolución del proceso infeccioso. Así mismo, pedimos

que se especificara el motivo por el cual el facultativo decidía su extracción

(Inmunosupresión, tiritona, patología crónica, tumor, drogas parenterales, VIH, prótesis

Vasculares, etc.).

Una vez concluido el periodo de recogida de datos y desestimadas aquellas historias

que no cumplían los requisitos exigidos (fundamentalmente no haber especificado el

motivo de extracción), obtuvimos un total de 438 pacientes aptos para nuestro estudio.

De las historias clínicas de estos pacientes seleccionamos una serie de datos, tanto de

sus antecedentes personales (patología cardiovascular, diabetes, hepatopatía, EPOC,

antibioterapia previa, procesos invasivos previos…), como del episodio en urgencias

(Ingreso hospitalario, foco infeccioso sospechado, germen, antibioterapia, exitus,...).

Posteriormente, tras analizar nuestros datos y con la ayuda del Servicio de

Microbiología del CHUAC, comparamos nuestros resultados con los obtenidos durante

el mismo período de tiempo en todo el complejo hospitalario, consiguiendo establecer

ciertas diferencias significativas.

 

DISCUSIÓN-RESULTADOS.

En cuanto a la proporción de positividad, en el Servicio de Urgencias se obtuvo el

19.9%, frente al 9.87% de la totalidad del complejo hospitalario.

Cuando comparamos los gérmenes más frecuentemente aislados en los hemocultivos,

nos encontramos con los siguientes resultados:

• Urgencias: E. coli (46.6%), S. Pneumoniae (6.81%), S. aureus (2.27%), Ps.

aeruginosa (2.27%), K. pneumoniae (1.13%), otras basterias.

• Complejo Hospitalario: E. coli (21.3%), S. Epidermidis (15.9%), S. aureus

(8.9%), S. pneumoniae (4.4%), P. aeruginosa (4.14%), K. pneumoniae (3.26%),

S. hominis-hominis (2.6%), otras bacterias.

En nuestro servicio de urgencias los motivos de extracción que más se repiten a la

hora de solicitar un hemocultivo son el tener algún antecedente de inmunosupresión

 (34%), tanto por causas de tratamiento quimioterápico, infección por VIH, trasplante,

seguido de tiritona (31.3%) y patología crónica (26%), en la que se incluyen

antecedentes de enfermedad cardiovascular, diabetes, etc. Pero a la hora de

comprobar qué motivo de extracción es en el que se encuentran más pruebas

positivas observamos que en los pacientes que presentaban tiritona, un 36.8% tenían

un resultado positivo y en los que había algún tipo de inmunosupresión, un 36.3%. En

tercer lugar aparece la patología crónica (21.8%) y más lejos la presencia de prótesis

vasculares y abuso de drogas parenterales (2.3% ambas).

Queríamos conocer si existía un paciente tipo en el cual cabría esperar una mayor

proporción de resultados positivos y encontramos que los pacientes diabéticos,

con más de 60 años presentaban mayor número de positivos; sin embargo no

encontramos ninguna asociación con pacientes que presentaban otras patologías

crónicas como hepatopatía, EPOC o enfermedades cardiovasculares.

Otro aspecto importante que tuvimos en cuenta a la hora de recoger los datos de las

historias de cada paciente, fue conocer si habían sufrido algún procedimiento invasivo

en los 30 días previos a la recogida de los hemocultivos. Al analizar los resultados

comprobamos que este antecedente no aumentaba la probabilidad de resultar

positivo, a si mismo la toma previa de antibioterapia tampoco resultó tener asociación

estadísticamente significativa.

Tuvimos en cuenta el foco que los médicos de urgencias sospechaban como

probable y lo comparamos con el diagnóstico definitivo confirmado en los pacientes.

Así obtuvimos un valor kappa del 0’805, que nos indica que existió una buena

orientación clínica en los pacientes. Con los resultados concluimos que el foco

sospechoso que con mayor probabilidad se confirmaba como diagnóstico era la

piel (97.2% confirmado), seguido de la afectación urinaria y respiratoria (91%), y

foco intraabdominal (68.2%). En un 76.7% de los casos en los que se desconocía el

foco probable, no se llegaba a confirmar ninguno, pero en un 11.6% de esos focos

desconocidos, resultaba una afectación urinaria y en un 8.1% se trataba de un foco

respiratorio.

Los pacientes que no eran subsidiarios de alta domiciliaria y requirieron ingreso,

con una resolución favorable de la clínica, mantuvieron una estancia media de 10

días. Los que por el contrario, la resolución final fue exitus, presentaron una estancia

media de 14 días. En relación a los exitus, destacar que el 56% de ellos presentaron

hemocultivo positivo y por lo tanto encontramos asociación, estadísticamente

significativa, entre ambas variables.

 

CONCLUSIONES.

La tasa de positividad de los hemocultivos del estudio se encuentra en el 19.9%,

lo que supone el doble de positividad con respecto a la totalidad del complejo

hospitalario, que presenta un porcentaje de positividad del 9.87%, cifra similar a la

reseñada en la literatura. Pero a pesar de que los hemocultivos de nuestro estudio

se extraían de pacientes a los que, por sus características clínicas, se les suponía

una mayor probabilidad de positividad, ésta solo alcanzó el 19.9%, lo que supone un

positivo de cada 5 hemocultivos retirados. Con una mejor selección del paciente al que

se le realizan hemocultivos doblaríamos la efectividad de esta técnica.

 






Enviar un comentario

Nome:
Correo electrónico:
URL:
O teu comentario:

sintaxe html: deshabilitado